Folar de pascua


Se aproxima Pascua y ya voy a tope con las recetas para estas fechas. A ver si soy capaz de publicar todo lo que quisiera. Tengo en la recámara un bizcocho que se elabora de una forma muy especial y que creo os gustará mucho, pero para hoy, hoy dejo con una receta muy tradicional de nuestro país vecino. Es el conocido "folar de páscoa" portugués. Es muy similar a nuestra rosca de pascua o roscón de reyes y lo suelen hornear en forma de un único bollo con los huevos encima y cubiertos con una cruz de pan, muy parecido también a algunas monas de pascua de nuestro país. Al igual que nosotros, cada casa tiene su receta, pero hay dos ingredientes que no pueden faltar para aromatizar la masa: la canela y el anís en polvo. Este último lo sustituí por anís en grano y el resultado es espectacular. No dejéis de probarlo.



Folar de pascua

Para preparar esta receta, si la queremos hacer idéntica a como os muestro en las fotografías, empezaremos por preparar los huevos de la decoración. Es mucho más fácil y rápido si los teñimos  con colorantes artificiales, pero dado que es una receta tradicional, lo suyo es que la forma de teñir los huevos también lo sea. Os cuento cómo lo hago yo.


Ponemos una olla al fuego con un montón de cáscaras de cebolla, cuántas más cáscaras tengamos más intenso nos quedará el color, yo puse de cebollas marrones y moradas. (Aprovechad cuando vais al súper para coger todas las cáscaras que hay sueltas en las cajas) Cubrimos con agua, la cantidad que sea la suficiente para después cocer los huevos con ella y añadimos un chorrito de vinagre, que en este caso ayudará a fijar el color. No os doy cantidades porque depende de cuántos huevos vayáis a decorar y además tampoco es que haya cantidades exactas, esto se hace simplemente aplicando el sentido común. Dejamos hervir unos 30 minutos, apagamos el fuego y dejamos enfriar (yo esto lo hago la noche previa) Una vez frio, colamos para retirar las pieles de las cebollas y quedarnos solo con el líquido.

Si no queréis dibujo en los huevos, los cocéis directamente en el agua de la cocción dejándolos hervir unos 12/15 minutos. El color dependerá de la tonalidad del huevo y de la tonalidad que hayáis conseguido con las cebollas, pero por lo general obtendréis un tono rojizo amarronado precioso.

Si queréis marcar formas en las cáscaras de los huevos, debéis haceros con hojitas pequeñas de perejil, cilantro, tomillo, diferentes flores, pegatinas, etc. Los más bonitos para mi gusto son lo que se decoran con plumas, me parecen elegantísimos y preciosos, así que no dudéis en usarlas si disponéis de ellas.

Tomamos los huevos y los mojamos, de este modo, nos será más sencillo que lo que usemos para decorarlos se quede adherido. Colocamos las hojitas, flores, plumas o lo que se sea que hayamos decidido poner sobre la cáscara del huevo. Una vez todo colocado en su lugar, envolvemos cada huevo en un trocito de media de nylon (en forma de hatillo) dejándola bien tensa para que nada se mueva y la atamos fuertemente con un poquito de hilo para que no se abra durante la cocción. Una vez todos los huevos preparados, los colocamos en una olla (sin que se toquen unos con otros) y los cubrimos con el agua teñida que hemos hecho anteriormente. Los dejamos hervir unos 12/15 minutos, los retiramos con cuidado y los dejamos enfriar (también podemos dejarlos enfriar en el líquido de la cocción si queremos intensificar más el tono)

Ya tenemos los huevos listos.



Vayamos ahora con la masa

Ingredientes para tres folares como los de las fotos (todos a temperatura ambiente):

100ml de leche tibia
10g de levadura fresca de panadería
50g de azúcar común
50ml de licor de anís
60g de mantequilla blanda
Un huevo "L"
Una cucharada de postre de canela en polvo
Una cucharada sopera de anís en grano
350g de harina de fuerza (cantidad aproximada, empezar con 300g)
4g de sal 

Además para decorar:
Huevos cocidos
Un huevo batido
Almendra en láminas, en cubos, sprinkles, etc.


Preparación:

La noche previa amasamos todos los ingredientes juntos. Hacerlo como queráis, a mano o con amasadora, pero amasar hasta obtener una bola de masa, si es ligeramente pegajosa, mejor, así que intentad poner la menor cantidad de harina posible, luego con el reposo en nevera quedará perfecta.

Untamos un bol amplio con una fina capa de aceite y colocamos la masa dentro, tapamos con un papel film y llevamos a la nevera toda la noche.

A la mañana siguiente retiramos la masa y la depositamos la sobre la encimera, le damos un ligero amasado para desgasificarla. La pesamos (a mi me salieron 700g justitos de masa)  y la dividimos en tres partes iguales. Tomamos cada parte de masa y la dividimos a su vez en dos partes iguales. Con cada una de ellas formamos dos tiras de igual tamaño (38cm de longitud cada tira de masa) 


Entrelazamos las tiras y unimos los extremos dándole forma redonda (con ambas manos ajustamos cada círculo de masa para que quede bien redondito) Colocamos un huevo en el centro de cada uno y tapamos para dejar levar la masa de nuevo.


Cuando hayan aumentado de volumen, pintamos con huevo batido y espolvoreamos con almendra o cualquier otra cosa por la superficie. Hornear a 180ºC durante 15/20 minutos o hasta que estén doradas. Retirar y dejar enfriar.




Notas:

Cada rosquita pesa unos 240g (sin contar con el peso del huevo), para que os hagáis una idea del tamaño.

Una vez formadas y para acelerar el proceso de levado hago lo siguiente: Enciendo el horno a 50ºC, lo apago y meto las roscas dentro, así en unos 40 minutos (más o menos) estarán listas para hornear.

Podéis darle esta forma u otra cualquiera. ¡La masa es deliciosa!

Espero que os haya gustado la receta y nos vemos en la próxima. ¡Besos! 

¡MI LIBRO!



¡Llevo desde esta mañana intentando escribir este post y no sé cómo hacerlo! Son tantas las emociones que siento ahora mismo que no sé ni qué poner, ni por dónde empezar, me resulta imposible transmitiros en palabras el mundo de sensaciones que pasan por mi cabeza y mi cuerpo. ¡¡¡Voy a mil!!!

Todo para anunciaros que mi libro de recetas ya está en preventa en Amazon y próximamente saldrá publicado. ¡¡¡Mi libro de recetas!!! ¡Es que si no lo repito no me lo creo!

El libro consta de más de 50 recetas, algunas de mis favoritas del blog y otras nuevas. La mayoría son inéditas, hechas especialmente para el libro y las que ya conocéis, en muchos de los casos van acompañadas de nuevas fotografías.

Está hecho con muchísimo cariño y todo el libro es un fiel reflejo del blog. Con esto me refiero a que son recetas en su mayoría muy fáciles de hacer, las más laboriosas las acompaño de fotografías de todo el proceso para que no haya dudas y así os sea más sencillo elaborar la receta. Los ingredientes, pues como siempre, los encontráis en el súper más cercano a vuestra casa, y os podéis fiar de todas y cada una de ellas. Están garantizadas, os doy mi palabra. También debo deciros que me ha dado igual que fuesen para un libro, yo lo he súper explicado todo, igual que como hago en el blog (bueno igual siendo un poquito más fina 😂), no quiero que nadie se quede sin hacer ninguna receta por quedarse atascado en algún paso y no quiero que sea un libro de esos que uno le echa un vistazo y lo guarda para siempre en su librería. ¡Tenéis que disfrutarlo!

Lo del subtítulo: "Recetas de película" en el libro está explicado pero una de mis aficiones es el cine y he utilizado títulos de películas para las diferentes categorías.  Lo he dividido en 6 y son las siguientes:
  • Instinto básico
  • Algo para recordar
  • Charlie y la fábrica de chocolate
  • Frozen
  • Los siete magníficos
  • Marcelino pan y vino
Creo que los títulos hablan por sí solos y no creo necesario deciros los que os vais a encontrar en cada categoría, pero en el libro está todo detallado.

Y como para muestra un botón, os he preparado un vídeo al más puro estilo "tráiler de Hollywood" y como estamos hablando de cine...

Por favor, para ver el vídeo hay que poner el volumen a tope para que resulte emocionante!!!!

De verdad os lo digo, me muero de los nervios!!!!!



En el vídeo he mostrado muy poquito para que todo él sea una sorpresa a cada página que paséis.

Gracias a todos vosotros se ha hecho realidad uno de mis sueños. ¡No os puedo estar más agradecida! (Y de aquí, a los Oscars! 😂😂😂)

Pan marmolado en espiral (con nutella y chocolate)


Este pan es para los que, como a mí, os guste jugar con las masas y preparar cosas nuevas y diferentes. El resultado es súper llamativo y es bastante sencillo de hacer, no tiene mucha complicación, la verdad. Si hacéis como yo y amasáis de noche, por la mañana es darle forma y hornear y se hace súper rápido. La mezcla de nutella y chocolate del relleno, hace que la crema resultante sea perfecta para esta receta, su textura es ideal para que no se escape por los bordes durante el formado y nos quede la masa sin manchas de chocolate a la hora de trabajarla.

La receta original es de Tortelina, aunque está muy adaptada. Allí podréis ver también, una versión muy interesante en salado de esta misma idea.



Ingredientes para la masa:
250ml de leche
12g de levadura fresca de panadería
Un huevo + una yema (L)
50g de azúcar común
450g de harina de fuerza
Una cucharadita de café, de sal
60g de mantequilla a punto pomada (blanda)

Ingredientes de relleno:
150g de nutella
80g de chocolate negro para fundir

Además:
Dos cucharadas de mermelada



Preparación:
Empezamos colocando en el bol de nuestra amasadora todos los ingredientes para la masa en el orden mencionado (excepto la mantequilla) amasamos hasta que se forme una masa suave y elástica y ligeramente pegajosa (a veces he necesitado añadir algo más de harina hasta llegar a ese punto) Una vez la masa lista vamos añadiendo la mantequilla en trocitos, poco a poco, y continuamos amasando hasta que esté toda perfectamente integrada. Retiramos la masa, la ponemos en un bol untado con una fina capa de aceite, la tapamos y la guardamos en la nevera toda la noche.

A la mañana siguiente preparamos el relleno colocando los ingredientes en un recipiente apto para el microondas y lo calentamos en tandas de 30 segundos, removiendo  bien entre medias hasta que el chocolate esté completamente fundido y obtengamos una crema homogénea y sin grumos. Reservamos.

Espolvoreamos la superficie de trabajo con un poco de harina y estiramos la masa intentado darle forma "rectangular" (entrecomillo porque ya veis que muy rectangular no me quedó) La dejamos fina, de unos 3mm de espesor más o menos (fijaros en las cutrefotos fotos)
Una vez extendida, ponemos el relleno, dejando también una capa fina, no llegaremos del todo a los extremos, dejando un borde todo alrededor sin chocolate. Doblamos el lado derecho de la masa hacia adentro, más o menos hasta la mitad del rectángulo. Hacemos lo mismo con el lado izquierdo.


Ahora doblamos la mitad de abajo hacia arriba y a continuación, la mitad de arriba hacia abajo. Le damos la vuelta para que el corte de la masa quede contra la superficie de trabajo.


Ahora la estiramos de nuevo, como si empezáramos de cero, intentando volver al rectángulo inicial. Vemos que la capa de chocolate empieza a asomar por la superficie de la masa, buscamos ese punto.
Con ayuda de un cortador de pizza o un cuchillo bien afilado, cortamos tiras a todo lo largo de la masa, de 2cm más o menos y las retorcemos sobre sí mismas (como cuando retorcemos ropa mojada)


Colocamos cada tira en nuestra bandeja de horno y una vez todas colocadas tapamos con un paño y precalentamos el horno a 180ºC (calor arriba, abajo y aire) Una vez alcanzada la temperatura, horneamos durante 15 minutos (ese fue el tiempo exacto en mi horno, cuidado porque se hace enseguida)


Retiramos la masa de horno y la volcamos sobre un papel vegetal quedando el lado que estaba contra la bandeja, mirando hacia nosotros. Pintamos esta superficie con una fina capa de mermelada, que hará las funciones de pegamento, (la mermelada es recomendable calentarla en el micro para licuarla y extenderla mejor) la enrollamos sobre sí misma, como si hiciéramos un brazo de gitano y envolvemos el rollo en el papel para que aguante la forma. Lo dejaremos así hasta que enfríe por completo. ¡¡Listo para servir!!



Notas:

Aunque pueda parecer que no, el pan queda bien unido, pero tampoco hemos usado Super Glue eh, así que no pasa nada si a la hora del corte algún trocito se suelta, pero queda muy bien, os lo aseguro.

Está buenísimo, en serio, si os gusta el pan con nutella, os va a encantar.

Mi bandeja de horno, por si os sirve de referencia es de 33x40cm. Os doy las medidas del tamaño del interior de la bandeja, no desde el borde exterior. Vamos, que ese es el tamaño de mi rectángulo de pan. ¿Se ha entendido? De todos modos esto no es importante, os sale masa para cubrir cualquier tamaño de bandeja. Lo único que tenéis que tener en cuenta para hacer esta receta, es que no debéis dejar la masa muy gruesa para que luego al enrollar no nos quede un tronco de árbol, pero tampoco tan fina como un papel de fumar.

Bueno, os dejo que estoy preparando un post MUY especial. En breve os daré una noticia que espero os alegre tanto como a mí y que estoy preparando con muchísima ilusión...

Mientras tanto disfrutad de la receta y nos vemos pronto!